Nuevos ciclos

Una vez transcurrido el primer trimestre de 2021, en medio de noticias alentadoras por la reactivación económica a nivel mundial, las compañías del sector de hidrocarburos han venido haciendo público sus resultados. Sin embargo, más allá de estos, debemos entender los hechos que han permitido vislumbrar un panorama alentador para el resto del año, dado que estos prevalecerán en los meses siguientes, con los cuales la economía mundial seguirá funcionando con el objetivo de reducir la huella de carbono, migrando hacia energías renovables y alternativas, pero sin desconocer el aporte de los combustibles fósiles en la matriz minero-energética

En primer lugar, la apertura de fronteras, las campañas de vacunación y el aumento en la demanda de energía han permitido un aumento de los precios del petróleo, superando la barrera de los 70 U$/barril. En segundo lugar, los acuerdos de los países de la OPEP+ limitando sus volúmenes de producción. En tercer lugar, el esfuerzo realizado por las compañías del sector para reducir sus costos operacionales y adaptarse a condiciones adversas como las presentadas en el 2020.

Estos hechos han traído como consecuencia que Ecopetrol, como referente a nivel nacional, haya obtenido buenos resultados con utilidades de 3.1 billones de pesos, cifra que no se alcanzaba desde el año 2014; un margen EBITDA del 48%, este margen indica la rentabilidad de una empresa en función de sus procesos operativos; y una producción de 675.000 barriles promedio día. 

Por su parte, otros dos referentes para el país, como lo son Frontera Energy y Gran Tierra Energy, se unen a los buenos resultados obtenidos por la estatal petrolera. Para el caso de Frontera Energy la producción fue de 40.600 barriles promedio día (bpd), hubo una disminución de sus costos operacionales en un 22% y una caja disponible de 409 millones de dólares, que les permite visualizar un cierre de año con una producción de 42.500 barriles promedio día. 

Además, Gran Tierra Energy cerró con una producción de 24,463 bpd, con la optimización en sus costos operativos hasta en un 28%, y el flujo efectivo de caja para reducción de la deuda, y esto, de la mano con sus inversiones en capital a realizar durante el 2021 del orden de los 130 a 150 millones de dólares, le apuntan a un cierre de año con una producción promedio día en el rango de los 28,000 a 30,000 barriles.

Pero, ¿qué se espera para los trimestres restantes?

En el ámbito internacional, el manejo que India le logre dar a su estado de emergencia por el Covid19, y los acuerdos de los países de la OPEP+ para balancear la oferta y la demanda, serán dos de los hechos que guiarán el comportamiento del precio del petróleo. En lo que respecta a nuestro país, el primer trimestre ha dado tranquilidad a la industria de hidrocarburos, lo que permite esperar un segundo semestre muy activo en trabajos de perforación y de reacondicionamiento de pozos, en búsqueda de lograr la meta de producción de 800.000 barriles promedio día, cifra que pareciese lejana pero no imposible de alcanzar. 

Esperemos que estas proyecciones sean alcanzadas y sea el comienzo de un nuevo ciclo, uno de varios, a los cuales nos hemos venido acostumbrando y de los cuales no hemos dejado de aprender.

 

Óscar Díaz Martínez

Presidente de la Junta Directiva de Acipet