Capacitación area de transporte de hidrocarburos

Bogotá D.C, 02 de diciembre de 2019.

Acipet es pedagogía regional: en noviembre capacitó a 1.941 personas en áreas del sistema de transporte de hidrocarburos.

La Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos (Acipet), Cenit y Ecopetrol dentro de sus programas de pedagogía regional realizan talleres de capacitación a las comunidades que viven en las áreas de influencia del sistema de transporte de hidrocarburos en el país.

En noviembre de 2019, fueron realizados 68 talleres en 24 municipios de 7 departamentos del país como: Antioquia, Arauca, Atlántico, Boyacá, Cesar, Nariño y Santander. 1.941 personas resultaron capacitadas de estas jornadas.

Los talleres de capacitación brindados a las comunidades son sobre manejo ambiental, capacidad de la gestión comunitaria y en general, información sobre la industria petrolera. El objetivo es dotar a la gente con conocimiento académico, para estructurar proyectos en los que puedan aprovechar los recursos obtenidos por concepto de regalías, en la formulación de proyectos y así, estos dineros no se conviertan en un despilfarro.

En ese sentido, la Asociación como cuerpo técnico consultivo del Gobierno Nacional tiene la obligación de comunicarle a las comunidades todo el proceso relacionado a la industria y sus riesgos mitigables, más allá de la información parcializada o errónea. Para Acipet es fundamental que las comunidades comprendan el papel fundamental que la industria juega en el desarrollo sostenible de Colombia.

 

Desde Acipet queremos ofrecer a las comunidades una herramienta con la cual establezcan sus propios criterios y con ellos puedan cambiar el concepto sobre los proyectos realizados en su entorno, y valoren los beneficios que estos traen a través de las regalías para el desarrollo económico y social.

Desde Acipet, nuestra invitación es a trabajar en una relación de confianza en el país y con las comunidades. La ética debe ser el valor principal en el ejercicio de la ingeniería de petróleos, porque que constituye el pilar básico hacia una sociedad libre de corrupción, que propenda por el manejo responsable de los recursos, de modo que permitan a la comunidad confiar en las instituciones de gobierno y en la industria.