Afíliate

Disfruta de los beneficios

Columnas de opinión

Fracking: una decisión trascendental

 

Un grupo de 50 congresistas firmó una carta dirigida al presidente Duque, para solicitarle la suspensión del proceso de contratación para la ejecución de los Proyectos Piloto de Investigación Integral (PPII) y los Contratos Especiales de Proyectos de Investigación en yacimientos no convencionales (YNC), alegando que las decisiones se han tomado en un tiempo desconcertante y no se ha generado un debate riguroso sobre los dos proyectos de ley, que buscan prohibir el fracking en Colombia.

Lo que resulta desconcertante, es el desconocimiento por parte de este grupo de congresistas al trabajo que ha realizado de manera consensuada el Gobierno Nacional en los últimos años. El país no está improvisando, luego de un juicioso estudio, la Agencia Nacional de Hidrocarburos anunció que Ecopetrol, bajo un ambiente controlado, tendrá a cargo el proyecto piloto Kalé, el cual está ubicado en el Valle Medio del Magdalena (VMM) y contará con una inversión de US$76,7 millones, donde se espera inicie la perforación en el segundo semestre de 2021, una vez surtan los trámites de licenciamiento ambiental.

Igualmente, la petrolera debe contar con las líneas base ambientales, sociales e hídricas, que son el punto de partida para realizar las mediciones de los efectos e impacto que tenga el piloto en la zona, así como labor de socialización y acompañamiento de la comunidad de la zona de influencia, para garantizar la seguridad en las operaciones de los PPII; por lo que no resulta serio con el país emitir este tipo de comunicaciones de tinte netamente mediático y con intereses políticos.

Además, según la información del Gobierno, las demás compañías que llevarán a cabo los PPII en el VMM son de reconocida experiencia como ExxonMobil, mientras que el otro proyecto se desarrollará en la cuenca Cesar-Ranchería en La Guajira por Drummond. Si estos pilotos se ponen en marcha, se prevé que exista un potencial para ampliar las reservas de petróleo de 6,3 años hasta un rango entre 8 y 22 años, mientras que en gas podrían incrementar de 8,1 años hasta entre 35 y 50 años.

Es por lo que, los argumentos de la referida comunicación demuestran un desconocimiento total de la política energética y de la dinámica del sector de hidrocarburos; esta corta visión se nota en el desconocimiento de la crisis a la que se enfrentaría la economía del país ante una eventual importación de combustibles, o el no entendimiento de las razones por las que se exportan hidrocarburos, con las cuales se generan ingresos a la Nación que representan 3,4% del PIB. 

Pero si por un lado existen estas posiciones obtusas, debemos celebrar la iniciativa de la Comisión Quinta de la Cámara de Representantes, que convocó mesas técnicas en donde todos los interesados presentaron sus argumentos a favor y en contra de este crucial proyecto para el país. En ese sentido, desde la academia y los gremios se ha ofrecido la realización de nuevas sesiones, para ahondar en conceptos técnicos y científicos que expliquen las razones por las que estamos listos para incursionar en este proyecto.  

La iniciativa de la Comisión Quinta debería replicarse por el pleno del órgano legislativo, para que así todos y cada uno de quienes toman las decisiones sobre los YNC, lo hagan con conocimiento de causa y de una manera responsable.

Carlos Alberto Leal Niño

Presidente JD Acipet

Lo imperdonable en la nueva realidad

 

 

A diario el país reclama con sentido de urgencia encaminar esfuerzos hacia la recuperación económica y social, y ante este compromiso el sector de hidrocarburos presenta propuestas como la asignación de nuevos bloques exploratorios, subastar campos menores de producción, reanudar la actividad de perforación de pozos y continuar adelante con el desarrollo de los Proyectos Piloto de Investigación Integral (PPII) para la evaluación de los Yacimientos No Convencionales.

Sin embargo, para algunos actores de la vida nacional, existen intereses que sobreponen al beneficio común y se empeñan en interponerse en las actividades que aportan a la reactivación económica del país. Dentro de estas acciones, hay varias demandas ante el Consejo de Estado, que buscan la suspensión de los PPII, a través de la nulidad de la normativa emitida por el Ministerio de Minas y Energía para su ejecución.

Las asociaciones de profesionales en las diferentes disciplinas del sector están preparadas para brindar apoyo a las instituciones y a la comunidad, para que cuenten con información confiable y puedan tomar decisiones informadas y acertadas, con sustento técnico y científico, que satisfaga el interés de informar y establecer diálogos e intercambios de saberes que edifiquen escenarios virtuosos.

Respetuosos de las decisiones de la justicia, no deja de causar extrañeza el pronunciamiento de la Procuraduría al decir que “existe suficiente evidencia científica que permite verificar que la exploración y explotación de yacimientos no convencionales conlleva un riesgo potencial al medio ambiente, en especial, respecto del recurso hídrico y la salud pública”, desconociendo los informes de expertos entregados al Consejo de Estado, que con sustento suficiente producto de la práctica y ejercicio diario de las disciplinas en cuestión, presentaron evidencias técnicas y científicas sobre la conveniencia de los PPII.

Aunque el Consejo de Estado dio por aceptado el Dictamen Pericial elaborado por expertos de las asociaciones, como prueba válida dentro del proceso en el que decide la nulidad de las normas que regulan la exploración de YNC en Colombia, es poco afortunado que este tribunal no haya dado la oportunidad de compartir los conocimientos y experiencias al interior del proceso y con la opinión pública que siguió las audiencias.

Teniendo en cuenta lo anterior, las asociaciones correspondientes deben jugar un papel preponderante como órganos de consulta, porque son los centros del conocimiento y la experiencia que el país requieren como referentes. Por el bien de Colombia debemos buscar entre todos, con base en conceptos técnicos y científicos válidos, un equilibrio entre la protección del medio ambiente y el futuro económico, en especial en lo referente a la autosuficiencia petrolera y energética.

En esta nueva realidad sería imperdonable repetir las crisis que ha tenido que vivir el país, al verse obligado a importar hidrocarburos costosos, con un impacto negativo sobre la economía. Y también, sería imperdonable desconocer el trabajo juicioso del Gobierno Nacional, que busca mecanismos que garanticen nuestro crecimiento, siendo el desarrollo de los PPII un paso vital en la evaluación holística del potencial y viabilidad de la producción de estos recursos de hidrocarburos.  

 

 

Carlos Alberto Leal Niño

Presidente JD Acipet

EE. UU: Un debate que nos afecta

Vergonzoso resultó el primer debate entre los candidatos presidenciales Donald Trump y Joe Biden, en donde primaron las ofensas, y como en un partido de béisbol al mejor estilo de la estrella colombiana de los Yankees de Nueva York, Giovanny Urshela, hubo más preocupación en los contendientes por ver quién asestaba el mejor batazo que significara un home run en la opinión pública. 

De las percepciones a las acciones

La nueva realidad a la que nos enfrentamos en la industria petrolera, causada por el covid-19 y la débil demanda de crudo se refleja en la percepción de la ciudadanía. Esta apreciación se manifiesta en el Barómetro Petrolero, un estudio que muestra cómo ven la industria petrolera 1393 ciudadanos consultados.

La encuesta muestra que la pandemia cambió la percepción de la industria en la cual para el 2020, temas como el empleo, el aporte al progreso, la inversión regional y la responsabilidad social, cedieron en promedio siete puntos porcentuales (7%) con respecto a otros sectores como el comercio, industrial, construcción y turismo entre otros. En cambio, con el nuevo SGR con asignaciones a las áreas productoras del 25% y con $16 billones para la inversión, la percepción es que esta industria es positiva para el país, con una respuesta afirmativa del 74%.

También existe una tendencia favorable a que las operaciones petroleras deben aumentarse para contribuir a la reactivación económica del país a pesar de que se percibe como un sector que es muy lento para reaccionar en su aporte a esta recuperación comparada con otros sectores.

Igualmente, del estudio se observa que existe un renovado interés por el tema del “fracking” y de los Proyectos Piloto de Investigación Integral (PPII), en donde a pesar de que se considera que aún se sabe poco sobre el tema, con más de la mitad de los encuestados manifestando desconocer detalles al respecto, hay un incremento en el porcentaje de encuestados que están de acuerdo con la realización de actividades en los yacimientos no convencionales (YNC).

De estas percepciones se pueden generar acciones desde el sector de las cuales ya hay avances importantes:  La industria debe trabajar para reconocer y abordar la percepción negativa social y las consecuencias ambientales asociadas con el desarrollo de la industria petrolera y de los YNC.

El financiamiento y promoción de programas educativos a nivel regional sobre las actividades de la industria petrolera sostenibles con el medio ambiente y las comunidades, es una estrategia eficaz para que los operadores aborden algunas de las percepciones (erróneas) del público.

De los esfuerzos realizados en este sentido, aun insuficientes, el país ha respondido positivamente ante el trabajo del Gobierno, las compañías, la academia y los gremios; la encuesta muestra que las actividades de investigación y desarrollo de los YNC deben realizarse pasando de un 22% en 2019 a 30% en 2020; y el 40% considera que los PPII están debidamente regulados por el Gobierno.   

Pero ante la percepción que muestra la encuesta de ser una industria lenta a la hora de ser un sector clave que aporte a la economía pospandemia, el llamado es para que el gobierno y empresas agilicen el proceso de toma de decisiones, aprobaciones de licencias y permisos y decisiones de inversión, de modo que se refleje a la brevedad en el incremento de las actividades operacionales, en el empleo y se reactive toda la cadena de valor.

Y a estos esfuerzos deben sumarse la ejecución de los PPII, los cuales representan una oportunidad para extender el horizonte de autosuficiencia petrolera, logrando una recuperación económica pospandemia que vaya en línea con sostenibilidad ambiental y la transformación energética y productiva.

Carlos Alberto Leal Niño

Presidente JD Acipet

Orgulloso de ser ingeniero de petróleos

En algún momento de la vida nos hemos hecho la pregunta de por qué decidimos ser ingenieros de petróleos, pero sea cual fuere la razón, algo muy personal y único que cambió nuestras vidas, siempre será parte de nuestro anecdotario.  Y de allí parte una historia personal, que nos ha traído como la vida misma un sin número de experiencias, muchas buenas y otras no tanto, pero siempre forjándonos como profesionales y más importante como seres humanos. 

Image

+57 1 641 19 44

Carrera 14 # 97 – 63 piso 5

Lunes a Viernes 8:30 a.m. - 5:30 p.m.

Uno de nuestros representantes está disponible para atenderle o envianos un mail a comunicaciones@acipet.com

WhatsApp
Close and go back to page